[FOTOS] Ocho de Marzo: Violencia policial en el Día de la Mujer

En medio de golpes, los efectivos policiales desalojaron a las mujeres que protestaban subidas en el monumento de la plaza San Martín ayer jueves por la noche, sin importarles que se estaba conmemorando precisamente el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Con la excusa de que dicho espacio no se puede utilizar para protestas, los uniformados ejercieron contra las manifestantes la misma violencia represiva que miles de trabajadoras han sufrido a lo largo de décadas en su lucha por sus derechos laborales, sociales, políticos y de género.

Fue precisamente una trágica lucha sindical la que dio origen a la fecha. Un veinticinco de marzo de 1911, más de ciento veinte obreras textiles, que días antes habían protestado contra las condiciones laborales inhumanas y jornadas extenuantemente largas que soportaban, murieron en un voraz incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York, Estados Unidos. El fuego se inició justamente por la precariedad del taller donde operaban, pero la cantidad de muertes se acentuó debido a que el patrón acostumbraba encerrarlas con llave, supuestamente para evitar hurtos de mercadería. Muchas no murieron presa de las llamas, sino que se arrojaron por las ventanas por pánico, cayendo desde alturas de ocho y nueve pisos. Si bien la sindicalista comunista alemana Clara Zetkin ya había proclamado un año antes el ocho de marzo como Día de la Mujer, el hecho le imprimió el carácter laboral que tiene hoy en día.

En la movilización que se dio ayer jueves en las calles del centro de Lima, participaron miles de trabajadoras, obreras, sindicalistas y de asociaciones vecinales y barriales, que buscan reivindicar su importantísima labor en la economía. Las organizaciones de mujeres indígenas se manifestaron en defensa de sus territorios contra el extractivismo minero que invade y contamina sus cuerpos y territorios. Igualmente, participaron colectivos de afroperuanas y otras etnias que integran la diversidad del Perú.

Las feministas protestaron a favor del derecho al aborto libre y contra la violencia sexual y el acoso callejero que las peruanas sufren a diario. Del mismo modo, marcharon familiares de las víctimas de feminicidios y de la violencia de género, que exigen justicia efectiva y desterrar el machismo de la sociedad, causa de tantos crímenes de odio contra las mujeres. También se hicieron presentes las víctimas de la violencia política durante el conflicto interno que se dio en el Perú durante los años ochenta y noventa, como por ejemplo quienes sufrieron las esterilizaciones forzadas durante la dictadura fujimorista.

Fotos de Jai G. y Alan B.

Redacción La Plaza

Colectivo de periodistas independientes que, sabiendo lo que nos espera, no tenemos reparo en enfrentarnos al excluyente sistema económico ni al represor sistema político.