[FOTOS] Estudiantes y obreros contra la reforma laboral a cinco años de las protestas Pulpín

Cientos de trabajadores sindicalistas, estudiantes universitarios, escolares, feministas y activistas en general salieron a protestar ayer miércoles en las calles del centro de Lima contra las políticas económicas de flexibilización laboral del gobierno neoliberal del presidente Vizcarra. Pese a la arremetida de golpes y disparos de perdigones de la Policía que intentó impedir la movilización siempre con la excusa de un supuesto permiso con el que no contaban, los protestantes lograron arengar frente a la sede del Ministerio de Economía y Finanzas.

En particular, la indignación de la clase trabajadora en el Perú se desató con la reciente muerte de Alexandra Porras y Carlos Campos, dos jóvenes de dieciocho y diecinueve años que perdieron la vida el último fin de semana al electrocutarse mientras trapeaban el piso de la cocina del local de comida rápida McDonald’s en Pueblo Libre donde laboraban. Mientras las investigaciones apuntan a que las víctimas no contaban con implementos de seguridad y que las instalaciones eléctricas del restaurante se encontraban en mal estado, el funcionario de la comuna del distrito encargado de fiscalizar el establecimiento, Andrés Ciudad, reveló en una entrevista que no lo hizo porque asumió que siendo una transnacional cumpliría altos estándares internacionales. Esto sumado al comunicado de la misma empresa donde llama colaboradores a sus trabajadores fallecidos y el discurso de los medios de comunicación que informaron del hecho evitando en todo momento mencionar el nombre de la cadena McDonald’s, incrementó la furia de quienes protestan por los derechos laborales en el Perú.

El Decreto Supremo 345-2018-EF, denominado Política Nacional de Productividad y Competitividad, publicado por el Ejecutivo sorpresivamente en la noche del pasado Año Nuevo, es conocido como la reforma anti laboral de Vizcarra por comprender una serie de vulneraciones a los derechos de los trabajadores peruanos, entre los que resaltan la eliminación de beneficios económicos como las gratificaciones, el recorte de las vacaciones y la imposibilidad de la reposición ante un despido arbitrario mediante juicio, traduciéndose esto último en una herramienta de las empresas para desarticular los sindicatos. Dicho dispositivo legal es la principal medida contra la que vienen luchando organizadamente en este año los diferentes gremios laborales del país.

Entre los colectivos que se dieron cita ayer para protestar resaltó la presencia de Secundaria Combativa, movimiento de estudiantes escolares de colegios públicos de Lima, quienes en este mes han estado en el ojo público por la criminalización que han ejercido sobre ellos medios de comunicación que los relacionan con supuestos grupos de extrema izquierda y apología al terrorismo, solamente por organizar manifestaciones por el derecho a una educación pública de calidad y contra el costo del pasaje escolar en el transporte público.

La denominada política del cholo barato, es decir el modelo neoliberal de explotación que reduce derechos de los trabajadores para favorecer a las empresas, se impuso en los años noventa durante la dictadura de Alberto Fujimori, quien además de eliminar el derecho a la estabilidad laboral, reprimió violentamente a los sindicatos.

La tragedia en McDonald’s evidencia que la precariedad y falta de escrúpulos empresariales no solo ocurren en el ámbito informal, como en el incendio de la galería de Las Malvinas del 2017 donde murieron dos jóvenes obreros que eran encerrados con candado por su empleador, sino que también se encuentran en las más prestigiosas y millonarias transnacionales.

“El capitalismo mata” no dejaban de arengar los protestantes ayer cuando se cumplieron cinco años de la histórica primera marcha contra la Ley Pulpín, cuando miles de  jóvenes protestaron un dieciocho de diciembre del 2014 contra la medida del entonces presidente Ollanta Humala para quitarles derechos laborales a los menores de veintitrés. Tampoco olvidan a Pedro Huilca Tecse, mítico líder sindical de construcción civil ametrallado frente a su casa por el grupo paramilitar Colina durante la dictadura, otro dieciocho de diciembre de 1992.

Fotos de Jai G. y Alan B.

Redacción La Plaza

Colectivo de periodistas independientes que, sabiendo lo que nos espera, no tenemos reparo en enfrentarnos al excluyente sistema económico ni al represor sistema político.