[FOTOS] Marcha por la Vida: Violencia contra los cuerpos de las mujeres

En medio de golpes y disparos de bombas de sonido, la Policía reprimió a las feministas que llegaron a defender su derecho a un aborto libre, seguro y legal frente a los fanáticos religiosos que se encontraban en la Marcha por la Vida, en Lima. Muchas de ellas caracterizadas con uniforme escolar como el que llevan las miles de adolescentes que son violadas todos los días en el país, las activistas encararon a los manifestantes anti aborto que se congregaron en la avenida Brasil en el evento que fue convocado por el ultra conservador cardenal y arzobispo Juan Luis Cipriani.

La Marcha por la Vida lleva ya varios años celebrándose en la capital del Perú, y agrupa a múltiples organizaciones religiosas, tanto católicas como evangélicas, así como a sectores políticos de extrema derecha y a los demás grupos llamados provida, quienes en la práctica sostienen un discurso de fundamentalismo religioso e intolerancia frente a los derechos de las mujeres y de las minorías sexuales. Un ejemplo es el aún vigente colectivo Con Mis Hijos No Te Metas, que desde el año pasado protagoniza una campaña homofóbica contra el enfoque de género en los colegios del país, puesto que lo consideran parte de lo que ellos denominan ideología de género.

Dicho evento es criticado no solamente por su mensaje de odio, sino por utilizar a alumnos de colegios religiosos, quienes son coactados a participar en la movilización por sus maestros, así como haber utilizado las fachadas de las escuelas públicas para promocionar esta manifestación de evidente tinte político religioso, en un Estado laico según la ley. Días antes de la marcha, tanto el Ministerio de Educación como la Fuerza Aérea del Perú lanzaron sendos comunicados de última hora en sus redes sociales deslindando de la marcha, en un mínimo intento por atenuar la obvia utilización de ambas instituciones por parte de la causa anti aborto.

Casi desapercibida fue la presencia, como uno de los más entusiastas organizadores de la marcha, de Carlos Raffo, ex congresista fujimorista y publicista político del ex dictador Alberto Fujimori durante los noventa.

La violenta represión policial de la que fueron objeto las feministas, ante la mirada misógina de muchos hombres que arengaban el rol que ellos le asignaban al cuerpo de la mujer como si éste fuera de su propiedad, es un reflejo de una sociedad machista y patriarcal indiferente ante las violaciones, regida por un Estado en manos del fujimorismo que legisla contra el derecho al aborto penalizándolo, y que lamentablemente es asimilada por los miles de escolares que ayer también fueron testigos.

Fotos de Alan B.

Posts relacionados

Alan Benavides

Terminé Periodismo, fotografío protestas y escribo sobre conflictos sociales. No me gusta ningún gobierno, ni autoritarios ni represores, ni ningún poder económico.