[FOTOS] Justicia para Eyvi: Mujeres toman las calles contra la violencia feminicida

El viernes primero de julio, por la tarde, se conoció la noticia de que Eyvi Ágreda, la joven quemada en un bus por un excompañero de trabajo que la acosaba, murió tras poco más de un mes en cuidados intensivos, sometiéndose a más de una decena de operaciones. El asesino, Carlos Hualpa, quien le arrojó gasolina al interior del vehículo, sigue en prisión preventiva a la espera de un juicio.

Inmediatamente, mujeres de diferentes ciudades del Perú se auto organizaron para mostrar su indignación, tristeza, y sobretodo, exigir que el gobierno haga frente al machismo sistemático por diversos frentes y no solamente de forma punitiva, una vez pasado el hecho de violencia. Al conocer el terrible desenlace de la joven de veintidós años, el presidente Vizcarra declaró que Son designios de la vida, lo cual incendió mucho más los ánimos de quienes defienden que la actuación del asesino no es un caso aislado, sino producto de una visión patriarcal generalizada.

En Lima, ayer viernes se formó una marcha espontánea de cientos de mujeres que salió por las calles del centro de la ciudad a la sede del Poder Judicial y continuó hasta llegar al Congreso. Agentes antidisturbios de la Policía cerraron el paso a las manifestantes, amenazando con usar la tanqueta de agua y propinando golpes para disuadirlas de seguir avanzando. Finalmente, la concentración terminó en la plaza San Martín, donde nuevamente la Policía desalojó de forma violenta a un grupo de mujeres que arengaban desde el monumento.

Y es que el caso de Eyvi no es el único. El mismo día viernes, apareció el cadáver de una niña violada y asesinada a orillas del río Apurímac, en el VRAEM. Durante la marcha, también se recordó a la pequeña Jimenita, a Solsiret Rodríguez, a Shirley Villanueva y a todas las mujeres víctimas de la violencia machista.

Fotos de Jai G. y Alan B.

Posts relacionados

Redacción La Plaza

Colectivo de periodistas independientes que, sabiendo lo que nos espera, no tenemos reparo en enfrentarnos al excluyente sistema económico ni al represor sistema político.