[FOTOS] Estatales en la lucha por el presupuesto

La discusión del Presupuesto Público para el siguiente año lanza a los trabajadores de las entidades públicas a las calles todos los meses de noviembre en protesta contra un Estado que no solamente los explota, sino que les asigna recursos insuficientes para atender a los peruanos.

La céntrica avenida que queda frente al Congreso de la República se ha convertido en los últimos días en el campo de batalla de diversos sindicatos que no dudan en encarar a los agentes antidisturbios para reclamar por mejores condiciones laborales. Aunque el día de hoy la mayoría de  parlamentarios aprobaron el presupuesto nacional para el 2017, los trabajadores no se encuentran conformes con los montos asignados.

“La plataforma se enmarca en la mejora presupuestaria para el sector judicial. Según el Ceriajus, que fue un informe elaborado en la época de Toledo, al Poder Judicial le deberían entregar el 4% del presupuesto nacional. A la fecha sólo se entrega el 1,5%. Eso causa que no hayan órganos jurisdiccionales suficientes para atender la alta demanda y es por eso que la ciudadanía no haya la justicia. También pedimos que se mejoren las remuneraciones, porque la mejor inversión que puede hacer el Estado, es el recurso humano. El sueldo máximo de un trabajador no llega a los mil novecientos soles, en un cargo de alta responsabilidad, como un secretario judicial, que son los que proyectan las sentencias, dan fe de las resoluciones, es un trabajo especializado y exclusivo. Como abogados, no pueden desarrollar su profesión fuera de la institución. Esto debería ser motu proprio por el gobierno, invertir en justicia así como en salud o educación” afirma Raúl Milla, secretario de organización del sindicato de trabajadores del Poder Judicial.

De momento, las diferentes sedes judiciales en Lima se encuentran totalmente paralizadas desde la semana pasada, al igual que las oficinas del Ministerio Público. En el caso de los judiciales, cuentan el respaldo del congresista frenteamplista Horacio Zeballos. Aunque también algunos representantes del fujimorismo han apoyado su lucha, los dirigentes sindicales lo ven con cierto recelo, dado el afán de los parlamentarios naranjas de oponerse al gobierno.

Las enfermeras del Hospital Santa Rosa denuncian que sus sueldos se encuentran congelados desde hace cuatro meses. Siendo todas graduadas universitarias, acusan que figuran en las planillas como personal técnico, con una remuneración de mil quinientos soles, pese a la labor que desempeñan. Semejante situación padecen las enfermeras de otros nosocomios de la red del Ministerio de Salud, quienes incluso acusan que siempre no reciben uniformes.

“Treinta y cuatro años que gobierno tras gobierno no cumplen con la ley de homologación docente. Tenemos que estudiar cinco años, año de maestría, de capacitaciones, tener años de experiencia, hacer investigación. Todo para ganar mil doscientos soles, no es justo. Según la ley, nosotros deberíamos percibir como los magistrados del Poder Judicial. El gobierno nos exige tanto y nos da tan poco. Y encima se burlan, el señor Kuczynski diciendo que mejor nos pongamos a taxear. Eso es poner al último la educación. Simplemente pedimos que se cumpla la ley, no pedimos incremento en nuestro sueldo” expresa Lita Román, docente asociada de Ciencias Empresariales en la Universidad Faustino Sánchez Carrión.

Haciendo uso de escopetas de perdigones y bombas lacrimógenas, los uniformados impiden que cualquier manifestación se acerque mucho tiempo a la plaza Bolívar. Al cierre de esta edición, los alrededores del Congreso se encuentran custodiados por fuertes contingentes policiales de Fuerzas Especiales, caballería y blindados, a la espera de más protestas.

Fotos de Alan B.

Posts relacionados

Alan Benavides

Terminé Periodismo, fotografío protestas y escribo sobre conflictos sociales. No me gusta ningún gobierno, ni autoritarios ni represores, ni ningún poder económico.