Roller Derby: El deporte que las mujeres revivieron

El domingo veintisiete de agosto, el polideportivo Limatambo se convirtió durante una hora en el escenario de un partido de roller derby. Diez mujeres en patines forcejeaban y se golpeaban las unas a las otras mientras el público alentaba a sus jugadoras favoritas. Algunos transeúntes se quedaban a observar el espectáculo, tan rápido y complejo que era difícil saber quién iba ganando.

El roller derby es un deporte de contacto nacido en los Estados Unidos. Se practica en patines de cuatro ruedas y aunque tiene casi un siglo de historia, estuvo cerca de desaparecer en la década de los setenta. Fueron las mujeres quienes lo resucitaron en el año 2000, tal y como lo conocemos hoy en día. Y sigue creciendo a nivel internacional.

Tradicionalmente se practica en una pista ovalada, pero también se puede practicar en una pista plana. Los encuentros se dividen en dos tiempos de treinta minutos y cada equipo cuenta con cinco jugadoras, tres bloqueadoras, una pivot y una jammer. Las bloqueadoras deben impedir el paso de la jammer del equipo contrario, quien anotará puntos por cada vuelta que dé a la pista en un tiempo de dos minutos. No todo vale en el roller derby, aunque lo parece. El contacto con manos, codos, pies y cabeza están prohibidos, solo se puede bloquear desde el costado o de frente. Los golpes y las caídas de las jugadoras son una constante, pero en cuestión de segundos deben levantarse y continuar. Mientras, varios árbitros se aseguran de que no se rompa ninguna regla y la seguridad de las patinadoras esté garantizada.

En el Perú la historia de este deporte es mucho más reciente, ya que tiene siete años y solo cuenta con un equipo que representa a todo el país: las Toxic Lima. Una de las jugadoras, Coffin Baby, encontró unos patines en internet y decidió investigar sobre su uso. Ahí encontró un mundo entero, el del roller derby, y no tardó en enganchar a sus amigas para unirse en un improvisado equipo. “Queríamos hacer un equipo pero no sabíamos cómo, no teníamos guía, tampoco éramos muy atléticas, creo que solo habíamos hecho educación física en el colegio” bromea una de las jugadoras fundadoras, Carla, más conocida como Barrakuda. Una tradición no oficial del roller derby es el uso de alias en la pista, cual nombre de batalla.

Un tiempo después contactaron con el que hoy en día es su entrenador y tras varias sesiones para desarrollar fuerza, velocidad y habilidad, iniciaron un reclutamiento público para animar a otras mujeres a unirse al equipo. A finales de 2011, hicieron su primer partido de exhibición. Y en 2013, se animaron a competir en el extranjero, así fue como llegaron a su primer Torneo Latinoamericano de Roller Derby, celebrado en Colombia. “Quedamos en último puesto, pero aprendimos un montón. Conocimos a las otras ligas de Latinoamérica y a partir de ese año hemos tratado de viajar a ligas extranjeras. De hecho, como no hay más equipos acá, la única manera de probarnos y medirnos era salir” comenta Barrakuda. Y así es, el partido de exhibición en Limatambo se ha jugado entre Furia Marina y Terror de la Selva, pero la verdad es que todas las jugadoras pertenecen al mismo equipo y se dividen solamente para este tipo de eventos. Para demostrar la precariedad del deporte en el país Barrakuda cuenta: “Cuando comenzamos éramos ocho y nos rotábamos tres patines, éramos muy pobres [risas]”. Pero estas chicas están consiguiendo hacer crecer el deporte por sí solas, movidas por la motivación y financiándose por autogestión para participar en las ligas extranjeras.

Pero este no es un deporte cualquiera. La hermandad que han creado las Toxic Lima no se queda solo en la pista, también han participado en el movimiento feminista marchando en la multitudinaria manifestación Ni Una Menos en Perú. Y es que aunque dé el aspecto de ser una práctica agresiva, nada más lejos de la realidad: “Siempre hay un montón de amor detrás del roller derby. Hay un antes y un después, en cuestión física pero también emocional. Aprendes un montón sobre tu cuerpo y a confiar en tus compañeras” sentencia Barrakuda.

Al acabar el encuentro, invitan al público a su nuevo reclutamiento que se celebrará el diez de septiembre en el Polideportivo Limatambo a las tres de la tarde. Insisten en que no es necesario saber patinar, pero sí muchas ganas, actitud y decisión para formar parte de la única liga del Perú.

Fotos de Jai G.

Jai Gómez

Comunicadora por la Universidad de Barcelona. Fotoperiodista. No creo que la fotografía cambie el mundo, pero es una forma de militancia.