[FOTOS] Marcha contra el Indulto: Justicia para las víctimas de Fujimori

Miles de jóvenes estudiantes y activistas de diversos movimientos sociales salieron este martes nuevamente a las calles de Lima para protestar contra el indulto supuestamente humanitario concedido al ex dictador Alberto Fujimori en las últimas navidades por parte del presidente Pedro Pablo Kuczynski.

A la cabeza de la manifestación se hallaban los familiares de las víctimas de violaciones de derechos humanos durante la dictadura, en las masacres de Barrios Altos, La Cantuta, los hornos del Pentagonito y muchas otras horrendas atrocidades cometidas por el gobierno fujimorista en los años noventa. Cabe destacar que si bien Fujimori ya fue liberado, las víctimas de la masacre de Pativilca, cometida en 1992 por militares del grupo Colina bajo órdenes presidenciales, aún esperan justicia, puesto que dicho proceso judicial recién empieza y si se incluye al ex dictador como acusado, podría volver tras las rejas.

Mientras la movilización se dirigía a la plaza San Martín, un numeroso contingente de universitarios y jóvenes manifestantes más combativos se enrumbó a Palacio de Justicia, en abierta desobediencia civil a la ruta condicionada entre la Policía e instituciones civiles que pretenden controlar la marcha. Al llegar, tuvieron ciertos roces con los agentes antidisturbios, que al cabo de unos minutos terminó en represión policial contra los jóvenes, con gases lacrimógenos y disparos de escopetas de perdigones, registrándose una protestante herida y un estudiante arrestado.

En la plaza San Martín, un improvisado mitin contó no solamente con la participación de los familiares de las víctimas que toman el micrófono para dar su testimonio, sino también de algunos portavoces de partidos políticos que siempre intentan acaparar las protestas antifujimoristas, causando rechazo entre varios manifestantes.

Fotos de Jai G. y Alan B.

Posts relacionados

Redacción La Plaza

Colectivo de periodistas independientes que, sabiendo lo que nos espera, no tenemos reparo en enfrentarnos al excluyente sistema económico ni al represor sistema político.